Diputado Calisto confirma pago de 120 mil pesos por alumno a tutoras familiares

El legislador además resaltó la labor que cumplen las tutoras para apoyar en la educación de cientos de niños y jóvenes aiseninos que llegan a las ciudades más grandes para asistir al colegio.

Coyhaique.- El diputado Miguel Ángel Calisto confirmó con la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda el pago de un 60% por alumno para las familias que participan del programa de residencias familiares de la Junaeb y que producto de la pandemia y la suspensión de clases, no han podido recibir a los escolares en sus casas.

Recordemos que muchas de las conocidas como “tutoras familiares”, quienes reciben en sus casas a jóvenes y niños que provienen de sectores donde no hay escuelas o liceos, no estaban recibiendo este dinero debido a la suspensión de clases, a pesar de haber realizado diversos gastos para recibirlos de buena. Por estos motivos, el diputado Calisto había iniciado las gestiones con la Dipres para que en estos casos se considerara el pago de un porcentaje por alumno.

Según el diputado Calisto, “logramos una buena gestión para las tutoras de residencias familiares, porque sacamos adelante el pago que estaba detenido hace bastantes meses desde la Dirección de Presupuesto. Convencimos a la autoridad nacional sobre la necesidad que tienen las tutoras de residencias familiares, quienes cumplen un rol muy importante en el resguardo de los escolares que deben venir desde localidades alejadas a las ciudades más grandes, en este caso Coyhaique, Puerto Aysén, Cisnes, Cochrane y Chile Chico”.

“Se les pagará de forma retroactiva a todas las tutoras que desde los meses de agosto a noviembre no han recibido pagos. Son 120 mil pesos por estudiante para aquellas que no han recibido jóvenes. Para las que sí han recibido, se mantiene el pago normal de 200 mil pesos”, aseguró el diputado.

Calisto agregó que “estos pagos se realizarán a fines de noviembre, luego se seguirá pagando normalmente en diciembre. Muchas tutoras estaban con serios problemas económicos, porque habían hecho arreglos en sus casas, contratado servicios de internet, y de un momento a otro, producto de la pandemia, no pudieron recibir a los niños, no porque ellas no quisieran, sino por la suspensión de clases presenciales”. 

Por su parte, Jessica Saavedra, presidenta de la agrupación de tutoras familiares de Aysén, señaló que “estamos muy contentas por recibir este pago. Nosotras nos preparamos desde marzo a diciembre en nuestras casas para recibir a los jóvenes y darles la mejor acogida posible. Me han llamado tutoras de distintas localidades y están felices por esta noticia”.

Finalmente, la dirigente aseguró que “somos cerca de 200 tutoras. Cumplimos un papel muy importante en la vida de estos jóvenes, que son entre 450 y 500 jóvenes de la región. Le agradecemos las gestiones al diputado Calisto por este gran logro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *